jueves, 16 de noviembre de 2017

QUÉ FUE AQUELLO DE LA HEROÍNA. Parte III

César Méndez Anciones
Historiador. Miembro del Grupo de Estudios Culturales A. Gramsci.

Seguramente hayamos escuchado alguna vez comentarios - siendo el caso más llamativo en el País Vasco – sobre que la policía o guardia civil pasaba la propia heroína, pronunciado tanto por artistas como Fermín Muguruza (Kortatu) como obreros, comentarios que se intentaron desprestigiar. También el profesor Juan Carlos Monedero declaró que la policía distribuía droga por los barrios más conflictivos, ante lo cual la prensa se le echó encima cuando cobró protagonismo dentro de la formación política Podemos. Pero estas denuncias ya habían sido llevadas al Congreso de los Diputados por la Coordinadora de Barrios de Madrid en el año 1987 a través de una denuncia por escrito alegando la existencia de policías que venden la propia droga sustraída y que ofrecen heroína en las comisarías a cambio de servicios prestados, acusaciones que apoyó el propio Sindicato Autónomo de Policía[1]. Del mismo modo el colectivo de ``las Madres contra la Droga´´ se manifestaron en frente del Congreso acusando a policías y guardias civiles de estar implicados en el narcotráfico[2].
La verdad es que no hace falta más que buscar entre las hemerotecas para comprobar la cantidad de miembros de las fuerzas de seguridad implicados en el tráfico de droga, ya fuese de manera directa o pasiva haciendo la vista gorda, dejando libres a traficantes o pagando con droga a adictos detenidos para que colaboren[3]. Se desarticulaban bandas dedicadas al tráfico donde, por ejemplo, el cabo primero de Guardia Civil de Galicia quedaba implicado en 1979[4]. En 1984 un sargento de la Guardia Civil en El Escorial con casi 2 kilos de heroína[5]. Podríamos recoger un largo etcétera, los cuales podemos encontrar una lista de ellos en el libro ¿Nos matan con heroína? De Juan Carlos Usó (diez páginas repletas de casos concretos), como los mossos d´esquadra que declararon ante el juez que traficaron por presión de la propia Guardia Civil o los ertzainas que dirigían una red de narcotráfico. Además, a esta suma de fuerzas del estado implicadas en el narcotráfico se le podrían sumar diferentes alcaldes de municipios y senadores, los cuales actuaban acorde dichos traficantes, pudiendo alargar esto hasta la actualidad[6].


 La búsqueda de fuentes bibliográficas que tratasen la implicación de las fuerzas del estado en el tráfico de heroína me llevó hasta la obra A los pies del Caballo. Narcotráfico, heroína y contrainsurgnecia en Euskal Herria, obra realizada por el trabajador del metal e investigador autodidacta Justo Arriola, con la editorial Txalaparta. Dicha obra acabó convirtiéndose en la espina central de estos tres artículos aquí presentados, siendo de gran utilidad a la hora de investigar el tema que concierne, con nuevas aportaciones, fuentes, testimonios y datos hasta ahora invisibles (o intencionadamente olvidados), como fuese la implicación del Grupo Antiterrorista de Liberación en el tráfico. Uno de los casos más escandalosos fue el de Miquel Gutiérrez, quien trabajaba en la Brigada Antidroga y dirigente de los GAL, detenido en Tailandia con casi un kilo de heroína[7]. Además, los pasaportes falsos eran proporcionados por la misma Policía para que pudiese ir a buscar y traer la mercancía[8]. Del mismo modo, otros confidentes relacionados con el GAL fueron dejados en libertad tras ser pillados heroína. Muchos de ellos eran pagados con la misma, como confirmó Luis Morcillo Pinillo al afirmar que pagó medio kilo de heroína a uno de sus hombres por la ayuda en el asesinato del dirigente de Herri Batasuna[9].
La implicación del GAL en la protección a una serie de grandes traficantes de droga fue expuestoen el famoso Informe Navajas en 1989 titulado ``Sobre una organización de narcotraficantes que opera en el País Vasco y a la que estarían dando cobertura miembros de las Fuerzas de Seguridad de Estado´´, teniendo el cuartel de Intxaurrondo y el propio Galindo un gran peso, quien es acusado por el informe de cohecho, contrabando, narcotráfico y proxenetismo[10]. El propio general Pedro Catalán no tuvo inconveniente en manifestar que el cuartel era un foco de corrupción, y el jefe del grupo mixto antidroga Máximo Blanco denunció el papel de Galindo en dicha corrupción para financiar ``la guerra sucia´´ que se estaba llevando contra ETA y su enriquecimiento personal[11].
El informe fue despreciado por el fiscal general del Estado Javier Moscoso y su sucesor Leopoldo Torres. No se investigó, siendo sistemáticamente saboteada por la Guardia Civil pese a tener pruebas, testigos y nombres concretos. Acabó desapareciendo. Uno de los 31 nombres que aportaba el documento, Enrique Dorado Villalobos ``Kike el del GAL´´, sería detenido en 1994 por soborno a un jefe del grupo antidrogas de la Guardia Civil[12].
 Aunque, sin pretender desmigajar dicha obra ni apropiarme de su contenido, finalizaré el presente artículo con una declaración sustraída de la misma que creo resultará del suficiente atractivo para acercarnos a ella y ahondar nuestros conocimientos sobre las ``cloacas del Estado´´:
``Yo transportaba cada semana quince kilos de heroína hasta un punto de la autopista que va desde Bilbao hasta Donostia. Viajaba en un coche que conducía un guardia civil de paisano, mientras que por delante otro coche nos iba abriendo camino. El cargamento lo recogía otro guardia civil de Intxaurrondo, que se encargaba después de su distribución. Cuando le pregunté a mi acompañante cuál era el motivo de aquel envío continuado y masivo de droga, su respuesta no pudo ser más clara: Para castigar a la juventud vasca por su apoyo a ETA´´[13].
``La obsesión de esa mafia oficial de la Guardia Civil era distribuir en el País Vasco la mayor cantidad posible de heroína. Tenían la creencia de que el compromiso político de la juventud vasca y el apoyo que obtenía ETA descenderían directamente en proporción a la cantidad de heroína que se consumiera. Decían que cuantos más heroinómanos vascos, menos terroristas. Y que, de paso, todos, guardias civiles y confidentes, ganábamos dinero´´[14].
Estos son los testimonios de un traficante turco arrepentido que trabajó para la Guardia Civil, Osman Sabri y se hace llamar Vedat Çiçek. Él mismo se autoinculpó y se ofreció a aclarar la implicación de la Guardia Civil en el tráfico de heroína ante un juez, en donde también se inculpaba a Galindo. Sus declaraciones, al igual que el Informe Navajas, también fueron ninguneadas por la justicia, mientras que afirma que es el único testigo vivo que queda, pues al resto los ejecutaron[15].




[1] HEMEROTECA ``ABC´´: Vecinos de Entrevías denuncian la venta de droga y supuesta corrupción policial. Presentaron en el Congreso un escrito detallando puntos de ventas. ABC, Madrid. 04.03.1987, p.36. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1987/03/04/036.html. HEMEROTECA ``EL PAÍS´´.  El Sindicato Autónomo de Policía apoya las denuncias de la Coordinadora de Barrios contra el tráfico de drogas. 28.03.1987.
[2] HEMEROTECA ``EL PAÍS´´:  Madres contra la Droga culpa a la Policía. El País, 15.10.1991. https://elpais.com/diario/1991/10/15/madrid/687529461_850215.html
[3] MARKEZ, IÑAKI; GURRUTXAGA, FELIPE Y BARRIOS, LUIS. Las drogas en Euskadi: El dominio de la hipocresía. San Sebastián, Tercera Prensa. 1989. pg. 127
[4] ``Cabo primero de la Guardia Civil traficaba con hachis. Desarticulada una banda gallega´´. Mundo Diario. 14.10.1979
[5] HEMEROTECA ``EL PAÍS´´: Un sargento de la Guardia Civil detenido en San Lorenzo de El Escorial con casi dos kilos de heroína. El Pais. 12.09.1984  https://elpais.com/diario/1984/09/12/madrid/463836258_850215.html
[6]   USÓ, JUAN CARLOS. ¿Nos matan con heroína? Sobre la intoxicación farmacológica como arma de Estado. España, 2015.  ISBN 978-84-608-3480-9. pg. 104-114.
[7] HEMEROTECA ``LA VANGUARDIA´´. Un jefe del GAL, encarcelado en Tailandia por traficar con heroína. 12.05.1987
[8] HEMEROTECA ``LA VANGUARDIA´´. Propietario de una videoteca y confidente muy especial´´. 19.03.1986
[9] HEMEROTECA ``EL PAÍS´´. Miguel Ángel López Ocaña se autoinculpa del asesinato de Brouard en un relato poco verosímil. Acusa a José Luis Morcillo de haberle contratado y de ser el otro autor material del atentado. 05.01.1989. https://elpais.com/diario/1989/01/05/espana/599958004_850215.html
[10] DOCUMENTAL Narcotráfico, su relación con el Estado y la política.
[11] ARRIOLA, JUSTO. A los pies del caballo.Narcotráfico, heroína y contrainsurgencia en Euskal Herria. Navarra, 2016. ISBN 978- 84-16350 -68-1. pg. 329 y p. 334
[12] HEMEROTECA ``EL PAÍS´´. Una condena para el sargento Enrique Dorado. 26.6.1995 https://elpais.com/diario/1995/06/26/espana/804117607_850215.html
[13] REI, PEPE Y SAN MARTÍN, EDURNE. Egininventigación: Otra forma de periodismo. Tafalla (Nafarroa), Txalaparta. 1998. p. 71
[14] REI, PEPE. Intxaurrondo: La trama verde. Tafalla (Nafarroa), Txalaparta, 1996. ISBN 84.86597.82.X p. 258
[15]ARRIOLA, JUSTO. A los pies del caballo. Narcotráfico, heroína y contrainsurgencia en Euskal Herria. Navarra, 2016. ISBN 978- 84-16350 -68-1. Pg 305-308

No hay comentarios:

Publicar un comentario